RES
BIO OBRA PUBLICACIONES NOVEDADES CONTACTO
 
En la producción de Pardiez he explorado el límite entre el "azar objetivo" en el sentido en el que lo definió Bretón en Nadja y el sujeto que controla. El trabajo, parodiando las reglas de un juego, se basó en un procedimiento que podría describirse del siguiente modo:
¡PARDIEZ!
1990 - 1993
 

1 AZAR

A partir de una serie de fotos de la zona sur de Buenos Aires (que aquí llamaré fotos originarias), escribí, por asociación libre, un listado de palabras. Buscaba hasta encontrar esas palabras en las noticias periodísticas del día siguiente y en base a esa información establecía donde ir a recolectar objetos o tomar intuitivamente (sin mirar por el visor) nuevas fotografías.

Así, las fotos "originarias" me guiaron a marchas de julilados (ver pag.), a galerías de arte, a la Plaza de Mayo, etc. De esos lugares regresé no sólo con extrañas imágenes latentes sino con los más variados objetos: hulla de Río Turbio, pedacitos de acetato y vidrio, bolitas, etc.

2 CONTROL

Con el producto de cada uno mis recorridos armé un set en el estudio en el que esos elementos eran dispuestos sobre la foto originaria correspondiente estableciendo así nuevas relaciones de significado.

Finalmente fotografiaba en el set por partes, procurando que el plano de la película estuviera siempre paralelo a la foto que servía de base y provocando deliberadamente pequeños quiebres entre un fragmento y otro. Las imágenes obtenidas, al ser yuxtapuestas en el orden adecuado, son, quizá, una representación más próxima a nuestro modo de percibir el mundo que la fotografía basada en la perspectiva única.

3 AZAR

Envié el material a un laboratorio automático de los más rápidos y económicos. Un laboratorio en el que dos copias de un mismo negativo nunca resultaban demasiado parecidas.

Esto acentuaba la fragmentación de mis imágenes porque a cada parte, además faltarle o sobrarle, difería de las que la rodeaban en lo que respecta a color, saturación y/o contraste.

4 AZAR

Una vez finalizada la serie, para nombrarla, abrí un diccionario con los ojos cerrados y señalé una palabra: pardiez, una interjección originada en la latina per Deum, ¡POR DIOS!.

La "elección" me pareció un acierto porque puede pensarse que Dios ha sido uno de los modos de superar la imposibilidad de ser lo mismo y, con ello, todo límite. Y muy especialmente aquel que establecemos entre el "azar objetivo" y el sujeto que pretende tener todo bajo control.
   
 
THUMBNAILS
  ENGLISH